Austria planta cara al buenismo progre: se niega a acoger a los inmigrantes afganos

Sebastian Kurz habla claro

Austria, al igual que otros países de la Unión Europea como Hungría y Grecia, se ha opuesto a la llegada de inmigrantes afganos a su país.

Sebastian Kurz, canciller de Austria, ha mostrado su rechazo a participar en el reparto de evacuados afganos que huyen de los radicales talibanes. En declaraciones a la emisora Puls 24, Kurz ha dicho: «Me opongo a que ahora tengamos que aceptar voluntariamente a más personas y eso no sucederá durante mi cancillería».

«No soy de la opinión de que debamos acoger a más personas. Todo lo contrario. Austria ha hecho una contribución desproporcionadamente grande», ha seguido diciendo.

Actualmente, Austria tiene en su territorio 40.000 refugiados afganos que fueron acogidos en la última gran crisis migratoria. Es por ello por lo que Sebastian Kurz ha rechazado que su país acoja más inmigrantes procedentes de Afganistán y pide que países como Turkmenistán y Uzbekistán.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.