Triste noticia la que nos llega desde la localidad Esquel, en Argentina. Según han informado los medios locales, una perrita ha muerto debido a un ataque que sufrió debido a un ataque que sufrió por culpa de la pirotecnia.

La perra no pudo soportar el estruendo de los petardos y fuegos artificiales, un ruido que los animales sufren puesto que sus oídos captan los sonidos tres veces más fuertes que los humanos.

Los dueños de la perrita llamada Magui, han denunciado a través de las redes sociales el suceso, además de la pasividad mostrada por los veterinarios, que no hicieron nada por ayudar a calmar a su mascota, que ya era mayor y sufría cada vez que escuchaba la pirotecnia.

«Nuestra perrita sufría un enorme dolor causado por los sonidos de los artefactos pirotécnicos», ha denunciado su propietaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here