El cantante Joaquín Sabina, que anoche se cayó del escenario del WiZink Center durante su concierto en Madrid, ha sido operado con éxito en la Clínica Ruber Internacional de la capital de España.

Sabina padecía un hematoma intracraneal y un derrame cerebral provocado por un fuerte golpe en la cabeza. Tras haber sido operado, se espera que salga del hospital en los próximos días.  «Está bien. Un par de días en observación porque está perfecto», han confirmado.

Pese a que en un principio parecía que todo había quedado en un susto, su estado era más grave de lo que se esperaba. La caída justo se produjo en el mismo día de su cumpleaños. Sabina cumplía 71 años y la caída se produjo cuando se llevaba algo más de media hora de concierto.

El propio músico reapareció en silla de ruedas tras la caída para confirmar que el concierto tenía que ser cancelado al tener que ser trasladado al hospital. Allí se descubrió que su situación era más grave de la que se creía en un primer momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here