Pablo Iglesias e Irene Montero se convierten en los apestados de Galapagar: Los vecinos están hartos de ellos

Los vecinos de Galapagar se hartan de los líderes de Podemos

Los líderes de Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero, se han convertido en los apestados de Galapagar. La pareja, que vive en la localidad cercana a Madrid desde hace casi dos años, pagando una cantidad aproximada de 600.000 euros, ha conseguido provocar que sus vecinos se harten de ellos en tiempo récord.

Pese a que en un principio los propios vecinos reconocían que veían con buenos ojos su presencia «porque había hecho aumentar la seguridad de la urbanización» al contar con la protección de la Guardia Civil a todas horas, esa opinión ha variado notablemente, sobre todo desde que estalló la crisis del coronavirus.

Pero el principal motivo de que los vecinos del vicepresidente social del Gobierno y la ministra de Igualdad se hayan convertido en los vecinos más ‘odiados’ por los residentes de Galapagar, es la actitud altiva que está teniendo la pareja al permitir que la Guardia Civil corte una calle de la urbanización para evitar que los vecinos puedan pasar por ahí durante las protestas contra el Gobierno de Pedro Sánchez que se han extendido por toda España.

Primero fue el envío de hasta cinco vehículos de la Guardia Civil para proteger el chalet de los líderes de Podemos, después, el corte de su calle, obligando a los vecinos a pasar por los caminos de tierra que hay en la parte posterior de la vivienda de ambos. Y tras prohibir incluso el paso por esos caminos, ahora, se impide que los vecinos coloquen banderas de España y pancartas en sus propias viviendas, acabando así con el derecho de libertad de expresión de los vecinos.

Los vecinos no están molestos con la Benemérita, sabedores de que los agentes solo cumplen con las órdenes que reciben, pero sí lo están con los miembros del Gobierno socialcomunista: «Se creen los amos y señores de la zona», dice un vecino indignado. «¿Cómo es posible que corten una calle que también es nuestra? Llevo pasando toda la vida por ahí y ahora no me dejan pasar».

Pablo Iglesias e Irene Montero solo han tardado dos años en ser los apestados de Galapagar.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.