Iglesias sin corbata, y Simón con una mascarilla de tiburones, no respetan la seriedad del homenaje de Estado

Iglesias y Fernando Simón la lían

Este jueves se ha realizado el homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia del coronavirus. Presidido por los Reyes, 400 personas acudieron para estar presentes en la ceremonia a la que han acudido los miembros del Gobierno y el propio Pedro Sánchez.

Además, también acudieron los presidentes de las principales instituciones y de todas las comunidades autónomas.

La mayoría acudió con el atuendo apropiado, pero hubo alguno que otro que se olvidó que se trataba de un homenaje en memoria de decenas de miles de muertos.

Fernando Simón fue uno de los que se olvidó de respetar a las víctimas. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad decidió llevar una mascarillas con tiburones en colores grises cuando lo apropiado era llevar una neutra, sin dibujos ni colores llamativos.

Pablo Iglesias, vicepresidente social del Gobierno, también dio la nota a llevar a su llegada al Patio de Armas, una mascarilla de azul celeste, de la marca ‘antifascista’ que le gusta promocionar constantemente. Posteriormente, una vez iniciado el homenaje, el líder de Podemos cambió su mascarilla azul celeste por una de color oscuro mucho más discreta y acorde al homenaje. Además, el vicepresidente también fue criticado por no llevar corbata.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.